Colabora con Nosotros

Ayúdanos a mantener y mejorar este Blog, solo te pedimos que hagas clic en la publicidad.

Buscar en este blog

14 de abril de 2011

Un incendio en una vivienda obliga a desalojar todo el edificio

Fue necesario bajar con una grúa a los inquilinos del piso incendiado, el segundo, y a los del tercero, afectado por el humo

Un incendio en una vivienda del segundo piso de un edificio -el bloque dos- de la Plaza de Santa Teresa de Yepes obligó a desalojar a todos los vecinos del inmueble, algunos de los cuales tuvieron que ser atendidos por intoxicación por humo, aunque no hubo que lamentar daños personales de consideración.
El fuego, originado en la cocina de la vivienda, justo al lado de la entrada de la misma, hizo que los inquilinos tuvieran que ser bajados con una grúa ante la imposibilidad de salir por su propio pie, lo mismo que ocurrió con los del tercero, planta que quedó gravemente afectada por el humo, tal y como confirmaron fuentes vecinales y del Consorcio Provincial de Extinción de Incendios.
En un primer momento, antes de las 15,00 horas, mientras llegaba la dotación desplazada desde el parque de Toledo, fueron bomberos de Protección Civil de Ocaña y de la vecina comunidad de Madrid, que abandonaron el lugar de los hechos cuando el incendio quedó controlado, unas dos horas después de su origen, los que se hicieron cargo de la extinción.
Testigos presenciales apuntaron que las llamas y la humareda inicial eran de una entidad importante, incluso se oyeron un par de explosiones, pero en cuanto los bomberos comenzaron su labor, el incendio quedó controlado. En este sentido, los bomberos del Consorcio comentaron que las primeras labores se acometieron desde la escalera y desde la fachada. Apagadas las llamas, el trabajo se centró en el interior de la vivienda y en la ventilación de ésta y del resto.
A este respecto, indicaron que al estar desocupados algunos domicilios, no se pudo entrar en todos, pero en todo caso la afección sería por humo, porque las llamas no contagiaron a ninguna de las demás viviendas del bloque, cuyos vecinos tuvieron que esperar varias horas hasta volver a poder entrar.
A pesar de que no ha habido daños personales, se vivieron momentos de gran tensión. De hecho, los vecinos comentaban cómo los inquilinos del piso afectado trataron de bajar por la terraza haciendo una suerte de cuerda con sábanas y edredones, que finalmente no tuvieron que usar, al llegar al poco una grúa municipal, que fue la que les bajó.
Por suerte, la estructura del edificio no ha corrido en ningún momento riesgo de desplome, confirmaron los bomberos.

Información del contenido