Colabora con Nosotros

Ayúdanos a mantener y mejorar este Blog, solo te pedimos que hagas clic en la publicidad.

Buscar en este blog

2 de febrero de 2011

La curiosa historia de una viña canterana

No ocurre todos los días que una empresa como Cemex, de larguísima tradición en el sector de la construcción como una de las cementeras más importantes del mundo, se dedique a la producción de vino. En los terrenos que la cementera de origen mexicano posee cerca de Toledo, se encuentran unos viñedos que llevan ya seis vendimias, iniciando una pequeña tradición vitivinícola en estas tierras castellanas.

Ricard Arís


Es curioso lo que el concepto de sostenibilidad está provocando en nuestra sociedad. Hace cincuenta años, era impensable imaginar que una cementera reutilizaría las terrenos de una cantera ya agotada para cultivar unos viñedos. De hecho, hace 50 años ¿quién se iba a imaginar que una cementera tendría una división agrícola? En ambos casos, Cemex ha roto las previsiones y ha sabido adaptarse a los tiempos.

El responsable de este proyecto y de la división agrícola de Cemex en España es Rafael Sempere, quien nos contó cómo surgió la idea de reutilizar una cantera con elementos más respetuosos con el medio ambiente. “Nuestro negocio – explica – se centra en el cemento, el hormigón, el mortero y los áridos, pero para fabricar éstos productos necesitamos utilizar materias primas que proceden fundamentalmente de las canteras”.

“Cemex tiene una política de restauración de canteras – añadía – que va más allá de las exigencias legales, que obligan a restaurar las canteras una vez explotadas. La compañía siempre ha apostado por restaurar y reintegrar al entorno las canteras de la forma más amigable posible, intentado que éstos espacios recuperaran unas condiciones similares a las que existían antes de que éstas áreas fueran explotadas”.

De esa forma, la compañía siempre se intenta adaptar a las condiciones más compatibles posibles con el hábitat natural o con las prácticas agrícolas de la zona. Por ello, como decía el propio Sempere, “es evidente que el espacio en donde se encuentra esta cantera (Yepes) es una zona vinícola de larga tradición. Es por ello que en el momento de comenzar la restauración de esta cantera se barajó la posibilidad de convertir la cantera en viñedo y éste ha sido el resultado”.

Mejor con un poco de ayuda

Es obvio afirmar que en Cemex no son expertos en la fabricación de vino, es por esta razón que decidieron contactar con Bodegas Olarra, quienes han demostrado tener una dilatada trayectoria y un reconocimiento nacional e internacional de sus vinos. Las razones que les hicieron decantarse por esta bodega son que “Olarra aunaba todo lo que buscábamos, – comenta Rafael Sempere – conocimiento del negocio, cercanía, prestigio y calidad en sus caldos… Pensamos que Bodegas Olarra nos iba a aportar todo lo que nosotros desconocíamos del negocio, como finalmente se ha demostrado”.

Y el resultado final es un vino llamado 'Viña Canterana', que se produce a partir de las variedades Syrach, Merlot y Cabernet Sauvignon. Este vino, aparte de servir para “devolver a la naturaleza lo que nos dio con esta viña” como comenta Rafael Sempere, es una forma de hacer un presente a sus clientes. No es una división de negocio de Cemex, que tiene muy claro que su objetivo es el sector de la construcción y las obras públicas.

A este respecto, Sempere ha dejado claro que “somos cementeros no bodegueros. No sabemos hacer vino, simplemente cultivamos unas vides en un espacio que antes explotamos y que hemos creído que restaurar de esta forma era lo más apropiado para el lugar donde estaba ubicada la cantera”. También explicó que “nuestro vino se utiliza como regalo de empresa. Es una forma de que nuestros clientes y amigos conozcan cómo hemos recuperado este espacio, qué posibilidades ofrecen terrenos como éste.. y que puedan catar los frutos de la tierra”.

Y la verdad es que esta es una política empresarial que lleva ya bastante tiempo llevándose a cabo. Ya son seis las vendimias recolectadas por Cemex y Bodegas Olarra en la antigua cantera cercana a Toledo y esperan seguir cultivando mucho años más. A pesar de que la cementera mexicana posee canteras en todo el territorio, de momento no se plantea cultivar más viñedo. No por los costes o por la complejidad que pudiera tener, sino por una razón mucho más simple.

Cemex y Bodegas Olarra producen desde hace seis años el vino castellano Viña Canterana

La verdad es que “cada cantera es diferente y para cada una hay un plan de restauración propio”. En el caso de Toledo, se optó por un viñedo porque el terreno tenía las condiciones adecuadas y la zona posee la tradición de ser expertos en vinos. Pero en otras zonas de nuestro país, se opta por otras opciones. “Tenemos restauraciones de canteras muy singulares por las que hemos recibido muchos premios y reconocimientos nacionales e internacionales. En Alicante hemos transformado otra cantera ya agotada en una próspera explotación agrícola de cítricos. Son unas 138 hectáreas que albergan naranjos y mandarinos de diferentes variedades y que producen alrededor de 1.000 toneladas de fruta anualmente”, afirma Rafael Sempere.

Si a eso le sumamos las almendras que cultivan en Mallorca, podemos hacernos una idea de qué forma Cemex restaura el terreno que ha podido explotar, devolviéndole una apariencia natural a un terreno que en condiciones normales parecería rocoso y poco agradable a la vista. En este sentido, cada cantera restaurada es como “un traje a medida y no un modelo estándar que se replica en cualquier sitio”.

Algunos datos de la última vendimia

Cemex plantó en su sexta vendimia de la cantera de Yepes (Toledo) aproximadamente unos 100.000 kilos de uva, que se tradujeron en cerca de 100.000 botellas de su marca 'Viña Canterana”, como viene siendo la media de campañas anteriores.

En sus viñedos de Yepes, y tras los habituales muestreos del grano de la uva con el objetivo de conocer el estado de maduración y definir el momento óptimo de su recolección, se llevó a cabo el pasado mes de septiembre la recogida de las variedades Syrah, Cabernet Sauvignon y Merlot. Éste año, la única incidencia detectada fue la merma de ésta última variedad, debido a una plaga de conejos, que dañó alrededor de 10.000 cepas, de las 92.000 con que cuenta el viñedo.

El viñedo tiene una extensión de 26 hectáreas, en las que hay plantadas 92.000 cepas. Durante todo el año, los expertos de la división agrícola de Cemex se encargan de realizar las podas y el tratamiento adecuado de las vides, utilizando productos ecológicos para no dañar al medio ambiente.

En la plantación de este viñedo, que dispone de las variedades de uva recomendadas por Bodegas Olarra, se cultiva con técnicas como el riego por goteo, la espaldera y la recolección mecanizada. Todo ello responde al compromiso con la sostenibilidad y con la recuperación de sus canteras una vez explotadas, volviendo a dejar la zona de extracción de caliza en las mismas o similares condiciones a las que existían antes de que el área fuera utilizada, haciendo su actividad totalmente compatible con el hábitat natural y con las prácticas agrícolas de la región.


Fuente: D. Ricard Áris www.interempresas.net

Información del contenido