Colabora con Nosotros

Ayúdanos a mantener y mejorar este Blog, solo te pedimos que hagas clic en la publicidad.

Buscar en este blog

7 de febrero de 2011

El Complejo Hospitalario de Toledo es el más denunciado de la Región

A lo largo del año 2010, el Defensor del Paciente recibió un total de 198 casos desde la provincia de Toledo. En el conjunto de la comunidad, la cifra ascendió hasta los 477

ESTHER MARTÍN/ TOLEDO

A lo largo del pasado año 2010, el Complejo Hospitalario de Toledo fue denunciado en 198 ocasiones ante el Defensor del Paciente que ya ha hecho pública su memoria anual correspondiente al anterior ejercicio y que deja un total regional de hasta 477 sucesos de este tipo. El dato deja una caída del 4,3 por ciento con respecto a 2009 cuando cerró el año con 207 casos en la provincia de Toledo. Según se desprende de este mismo documento, en segunda posición figura Ciudad Real, con 122, seguida de Guadalajara con 71, Albacete con 70 y Cuenca con 16. A nivel nacional, el Defensor del Paciente recibió un total de 12.162 casos, que son 675 menos que en 2009, de los cuales 554 han tenido como resultado la muerte de una persona (32 fallecimientos menos que en 2009). No obstante, de momento se consideran presuntas negligencias médicas hasta el pronunciamiento de los Tribunales. Y es que, aunque existe un descenso considerable, en la última década las reclamaciones y demandas por mala praxis «se han triplicado».
A lo largo de este amplio informe, el organismo da cuenta de la situación que atraviesa el ámbito sanitario español y que se repite en muchas de las comunidades autónomas. En concreto, habla de listas de espera bochornosas, manipuladas y sin datos reales; servicios de urgencias colapsados, atención primaria degradada y bajo presión además de un preocupante déficit de especialistas, infecciones hospitalarias que por falta de asepsia se cobran la vida de los pacientes y negligencias médico-sanitarias.
Debido a estos números, el Complejo Hospitalario de Toledo fue en este pasado año el centro más denunciado de la región seguido del Hospital General de Ciudad Real y del Hospital General Universitario de Guadalajara. A continuación aparece el Hospital General Universitario de Albacete y, por último, el Hospital General La Mancha Centro.

traumatología y ginecología. En cuanto a los servicios y patologías que llevaron a interponer un mayor número de quejas se encuentran traumatología, ginecología y obstetricia. Pero no escapan las ambulancias, el transporte sanitario, urgencias y cirugía general.
A finales de 2010, el Defensor del Paciente pedía al fiscal jefe de Toledo, José Javier Polo, que investigara el fallecimiento por muerte natural de una mujer de 36 años y vecina de Yepes en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo tras someterse a un TAC (tomografía axial computarizada) por una presunta negligencia médica. Algunos de otros hechos acontecidos en la región llevaron al Defensor del Paciente a solicitar a la Fiscalía de Cuenca que investigara el deceso de una niña de nueve años después de ser operada de amigdalitis. Asimismo, otro enfermo denunció al Hospital de Albacete «por ingresar con fiebre y salir sin pies ni manos». Un suceso más mediático que traspasa las fronteras de Castilla-La Mancha fue la muerte del cantaor Enrique Morente.
La asociación quiere ser ecuánime y de ahí que manifieste que «ni nuestra sanidad es una catástrofe ni tampoco una nebulosa de maravillas como nos quieren hacer ver nuestros mandatarios sanitarios». «En realidad existen muchos errores. Por pasividad, por rutina...ciertamente no lo sabemos, pero hay que poner freno». Es más, el colectivo asegura que «los derechos de los pacientes se siguen vulnerando y muchos de ellos siguen siendo grandes desconocidos. Todo ello, ligado al corporativismo médico, provoca en el enfermo un temor reverencial difícil de superar para decidirse a reclamar con el agravante que su desconocimiento en multitud de ocasiones se traduce en situaciones de abuso y ocultación de datos». A ello hay que sumar que «la atención médica adolece de una falta alarmante de sostén institucional y cómo la saturación está consumiendo al profesional sanitario».

Poca lista de espera. Tal y como se refleja en la memoria anual del Defensor del Paciente correspondiente al año 2010, la demora media para que el ciudadano se someta a una intervención está en 41 días en lo que respecta a la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. Cantabria y Galicia se presentan como las comunidades donde el enfermo tiene que esperar más tiempo para pasar por el quirófano. En el primero de los casos son 155 mientras que en el segundo la media está en los 130 días.
En este aspecto, el Defensor del Paciente aprueba a los centros hospitalarios de nuestra región. Eso sí, en el informe la asociación asegura que «no están todo lo bien que deberían». Navarra, Extremadura y La Rioja también han obtenido esta calificación que, por ejemplo, queda muy lejos de zonas como Cantabria que presenta un dato de 155 días de demora. Y es que, junto a Galicia y Canarias son las peor posicionadas. En el caso gallego, este colectivo llega a hablar de «una notoria manipulación» con hasta 14.000 pacientes que «no contabilizan en la lista de espera no estructural». También el «maquillaje» está presente, aseguran, en la comunidad canaria. «Desde que una persona acude al médico con un problema de salud puede transcurrir tranquilamente un año hasta que se solventa».
Los servicios de urgencias tampoco escapan del punto de mira del Defensor del Paciente. De hecho, asume «parte de responsabilidad en el colapso» que a veces se produce en estas dependencias, pero tiene claro que «la administración sanitaria debería asumir su error en la gestión partiendo de cómo organiza y distribuye los recursos materiales y humanos».

Información del contenido