Colabora con Nosotros

Ayúdanos a mantener y mejorar este Blog, solo te pedimos que hagas clic en la publicidad.

Buscar en este blog

23 de febrero de 2011

Cemex insiste en que la revalorización del plástico reduce el efecto invernadero

El consumo de 18.905 toneladas de residuo plástico en dos años por parte de la factoría ha evitado emisiones equivalentes a las que harían 5.100 coches en un año funcionando durante todo el día

JORGE FRAGUAS

Reducen las emisiones de efecto invernadero debido a su contenido de biomasa, ahorran combustibles fósiles, recuperan la energía de los residuos, reducen la necesidad de crear vertederos y el coste energético del país. Son sólo algunas de las ventajas que supone el uso de los combustibles alternos para la producción de cemento, según puso ayer de manifiesto el director de la planta de Cemex en Yepes, Carlos Moreno, en un encuentro con los medios para mostrar el proceso de creación de cemento, especialmente en lo relativo a la revalorización de materiales plásticos en los hornos de la factoría.
Una visita en la que se quiso incidir en que la revalorización de los elementos plásticos se efectúa en aquellos productos que de no incinerarse llegarían directamente a los vertederos, que son contaminantes al despedir gas metano, uno de los principales responsables del ‘efecto invernadero’, según puso de manifiesto Moreno, que destacó que Cemex está por encima de la media nacional en cuanto al uso de combustibles alternos al petróleo, aunque por debajo de otros países como Alemania, Reino Unido u Holanda, donde este porcentaje ronda el 100 por ciento.
Sin embargo, trató de dejar claro que esta revalorización energética de los plásticos no supone un aumento de las emisiones, no en vano la factoría de Yepes ha realizado una inversión en los últimos años de más de cuatro millones de euros, precisamente para reducir esas emisiones que, por otro lado, cuentan con un control contante por parte de la Administración, que puede conocer en todo momento qué se está emitiendo y en qué cantidades.
De hecho, en los últimos tres años -la autorización ambiental integrada para la incineración de plásticos se concedió en 2005-, el porcentaje de emisiones se ha reducido drásticamente, especialmente en óxido de azufre. Así, según los datos aportados por la empresa, del límite legal establecido en 132 gramos por tonelada de clinker -elemento principal del cemento- en emisiones de polvo, Cemex se situó el pasado año en 34; en óxido de nitrógeno la cifra es de 1.254 de los 3.297 permitidos; y en óxido de azufre se ha pasado en cuatro año de 829 a 42, lo que supone una reducción del 95 por ciento, de los 1.134 permitidos por la Administración.
La capacidad de la trituradora de plástico de la planta de Cemex, pionera en el país, como recordó Moreno, tiene una capacidad de triturar 15 toneladas por hora, lo que supone 35.000 al año, mientras que el rechazo -de pequeños elementos que no son plásticos y se eliminan del proceso- es de apenas el cinco por ciento.
Hasta el momento, los plásticos que se revalorizan en la factoría proceden de residuos generados en la región. En Yepes, en concreto, se han consumido entre 2009 y el pasado ejercicio 18.905 toneladas de residuo plástico, evitando así, según los datos facilitados, una generación de metano en vertedero de 12.470 toneladas equivalentes en dióxido de carbono, o, lo que es lo mismo, las emisiones de 5.100 coches durante un año sin parar de funcionar.
Desde la multinacional respetan las opiniones de los colectivos ecologistas, que criticaron duramente va a hacer seis años la concesión de la autorización ambiental integrada para la valorización de los plásticos por parte de la Junta, pero recuerdan que en la jerarquía de la directiva europea que regula el uso de los residuos, efectivamente la valorización energética ocupa el cuatro lugar de los cinco contemplados, pero por debajo de ella está el vertedero, porque en ellos el residuo ‘quieto’ también contamina -los plásticos pueden perdurar hasta 1.000 años- y, reiteran, el plástico que se incinera en Yepes es exclusivamente la fracción que sin este proceso se vería abocada a ocupar un espacio de el vertedero.

Información del contenido